domingo, 20 de septiembre de 2009

Cárceles = Muerte

367 muertes en las cárceles andaluzas
Noticia de ENLACE
Federación andaluza de Drogodependencias y Sida

http://www.f-enlace.org/web/
Jueves, 10/9/2009

ENLACE reclama medidas urgentes para evitar las sobredosis y muertes por consumo de drogas en prisión A raíz de los dos últimos casos de sobredosis ocurridos en la prisión de Sevilla en estos días, la Federación Andaluza de Drogodependencias y Sida ENLACE muestra su preocupación por la frecuencia de episodios de sobredosis y muertes por consumo de drogas dentro de las prisiones y reclama medidas urgentes para hacer frente a una realidad grave que podría evitarse.
ENLACE señala que en el periodo 2000-2007 se han conocido al menos 367 muertes en las cárceles andaluzas, de las que 86 estaban relacionadas con el consumo de drogas.
Según la Federación Andaluza, no se le puede dar la espalda a esta realidad.
ENLACE señala que las prisiones siguen estando llenas de personas con problemas de drogodependencias. Entre el 70% y el 80% de las personas presas tienen o han tenido problemas de drogodependencias y están en prisión por delitos relacionados con su adicción. Muchas de ellas, además, están gravemente enfermas con tasas muy elevadas de VIH (18’6% del total de personas presas), SIDA (4’2%), Hepatitis (41%) o Tuberculosis (5%). Y con una incidencia creciente de enfermedades mentales. El 25’6% de personas presas presenta uno o varios diagnósticos psiquiátricos sin incluir el abuso o dependencia a las drogas.
A lo anterior, se suma un hacinamiento insostenible: la tasa de sobreocupación supera el 200% en una veintena de prisiones, varias de ellas en Andalucía, como es el caso de Puerto II (Cádiz), 297’70%, Málaga (251’73%) o Jaén (221’14%). Entre otras consecuencias, este hacinamiento convierte a las prisiones, hoy en día, en los mayores focos de contagio de enfermedades infecciosas graves. Antonio Escobar, presidente de ENLACE, afirma que “la situación de estas personas es insostenible, porque la prisión no está preparada para atender estas problemáticas y en ningún caso es el contexto adecuado para realizar un tratamiento terapéutico”. Escobar señala que “el 80% de las personas presas en las cárceles andaluzas son drogodependientes, pero sólo el 19,5% sigue programas de desintoxicación”.
Según ENLACE, no podemos olvidar que el perfil de la población reclusa es el de personas en situación de exclusión social, que están encarceladas, además, por cometer delitos menores, tales como pequeños robos y hurtos. Antonio Escobar señala que “no podemos pretender que la cárcel sea la solución para todo, y mucho menos para abordar las problemáticas sociales que llevan a las personas a delinquir, necesitamos otro tipo de respuestas”. El presidente de la Federación Andaluza afirma que muchas de estas situaciones se evitarían si “existiera una apuesta por contar con más recursos sociales” y hace un llamamiento a la sociedad en su conjunto, “porque todos tenemos responsabilidad en construir un mundo donde sean cada vez menos las personas condenadas a la exclusión y al aislamiento”.El presidente de la Federación Andaluza señala que “día tras día, la experiencia nos enseña cómo el cumplimiento en recursos y programas de tratamiento y acompañamiento, realmente terapéuticos, es el camino eficaz para avanzar hacia la incorporación social de estas personas y evitar la comisión de futuros delitos”. ENLACE defiende el incremento de los recursos externos de acogida para personas presas con necesidad de tratamiento de drogodependencias y una mayor apuesta por los programas de acompañamiento realizados por entidades externas. También exige que se haga efectiva la integración de la sanidad penitenciaria en el Servicio Andaluz de Salud y que, en general, se adopten todas las medidas necesarias para que las personas presas reciban una atención médica y terapéutica digna y en condiciones de igualdad con el resto de la ciudadanía, garantizando su acceso a especialistas, ya sea en el exterior o mediante consulta ambulatoria dentro de prisión.
Asimismo, demanda que se frene el endurecimiento legislativo que se ha mostrado ineficaz para propiciar la incorporación social de las personas que delinquen y prevenir la comisión de delitos, y que se avance hacia una Justicia menos punitiva y más resocializadora, a través de una mayor aplicación de medidas alternativas a la prisión y la apuesta por la Mediación Penal.

Para más información: Luisa Márquez (609 54 56 87)