jueves, 28 de enero de 2016

Colaboración represiva: 9 detenidos en España acusados de relación con el PKK.

Foto. Dispositivo policial detenciones de ayer.
España haciendo trabajo sucio para Turquía

La Policía Nacional española detuvo ayer a nueve personas acusadas de relación con el PKK

La Policía española ha detenido a nueve personas en Bilbao (1), Valencia (3) y Madrid (5). El Ministerio del Interior les relaciona con «la estructura de captación, adiestramiento e integración en el aparato militar» del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), siempre según la información policial. Asimismo, ha apuntado al «adiestramiento e integración en el aparato militar».
La operación fue puesta en marcha por el juez Eloy Velasco. En ella, se han registrado 11 domicilios y la sede de Reconstrucción Comunista en Madrid, en los que «se han intervenido varias armas blancas» según el director general de la Policía, Ignacio Cosidó. (Pregunta: ¿es ilegal también tener navajas o cuchillos en casa de cada uno y que la policía las catalogue como armas de guerra?)
Después del asalto policial a la sede de Reconstrucción Comunista, según Cosidó, “a esa organización pertenecen varios de los detenidos”. Ocho son de nacionalidad española y el noveno de nacionalidad turca.
En octubre pasado un activista turco ya fue detenido en Alicante por integración en el PKK y encarcelado en España.

La denuncia por estas detenciones llega desde numerosos ámbitos europeos.
Por ejemplo, desde el Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión de Euskal Herria denuncian muy acertadamente:
quieren convertir en delito hacer frente al Estado Islámico, al igual que han convertido en delito hacer frente a los nazis ucranianos en Donbass. Los kurdos fueron los primeros en frenar al estado islámico hace pocos meses mientras que, en ese momento, Turquía inicio el bombardeo contra las posiciones kurdas. A estas alturas es conocido que Turquía compra al Estado Islámico el petróleo extraído de Siria a un precio mucho más bajo y que, teniendo en cuenta las relaciones que la UE y Estados Unidos tienen con Turquía, no hay duda de que estos últimos tienen mucho que decir en este tema.”

¡Solidaridad con el pueblo kurdo!
¡Libertad para los detenidos!

Cartel. "Amnistia ta askatasuna". (11 fotos movilizaciones amnistía)
Opinión:
Tercer grado vs. Amnistía

¿Por qué históricamente los pres@s polític@s vasc@s no han pedido terceros grados? Podría parecer ilógico no pedir terceros grados y libertades condicionales y cerrar las puertas a esa posibilidad de salir de la cárcel, al menos, para quien no sepa cuáles son los pasos que hay que dar para conseguirlos y las consecuencias que pueden tener sobre l@s pres@s polític@s y sobre nuestro pueblo. Vaya por delante que nos estamos refiriendo a las condiciones que impone el estado español, ya que las impuestas en Francia son mucho más laxas.
La legalidad española impone tres grados para cumplir hacer cumplir las penas de prisión: primero, segundo y tercero, teniendo que haber cumplido la mitad de la condena para acceder a este último. Después, teniendo cumplidas las 3/4 partes de la condena, podría venir la libertad condicional. La mayoría de pres@s polític@s vasc@s se encuentran en primer grado y el resto, a excepción de algun@s pres@s enferm@s, en segundo. La progresión a la libertad condicional solo se puede hacer desde el tercer grado y al tercer grado desde el segundo.
Una vez explicado esto pasemos a la clave del problema. Entre l@s pres@s polític@s vasc@s están l@s que tendrían que esperar 20 años para poder pedir un tercer grado y más de 30 para conseguir una libertad condicional. Que nadie piense, por tanto, que aceptando la legalidad podemos superar las consecuencias del conflicto a corto plazo porque, simplemente, esa afirmación es falsa. Aun aceptando la legalidad, en Algeciras, en Madrid o en Zaballa, pero tenemos pres@s polític@s para largo y mientras exista la amenaza de la cárcel también huid@s.
Además, aceptando la legalidad, las malas condiciones de vida que l@s pres@s polític@s padecen en prisión pueden empeorar aún más. Para conseguir la progresión de grado el preso debe pasar varios meses sin recibir ningún parte de castigo. La cárcel puede imponer castigos por no ponerse en pie en un recuento, por no barrer el patio, porque al carcelero le parezca que la celda está desordenada, por dar una “mala” respuesta… Y lo que es más grave, por participar en cualquier protesta por mantener unas condiciones de vida dignas, dejando al preso absolutamente indefenso ante el sistema penitenciario. Es más, estas salidas individuales pondrían patas arriba esa santa unidad entre l@s pres@s que algunos tienen constantemente (y maliciosamente) en la boca, sobre todo teniendo en cuenta que aún cumpliendo todo esto cada un@ de l@s pres@s tendría que pasar ante la Junta de Tratamiento de la cárcel y que, aunque esta junta lo aceptara, el Ministerio Fiscal tiene la posibil idad de presentar recurso contra la decisión.
Para pasar del segundo grado al tercero, además de todo lo anterior, l@s pres@s polític@s deben renegar de su militancia, mostrar arrepentimiento, colaborar con la justicia convirtiéndose en chivat@s y deben poner los medios para pagar la responsabilidad civil. Eso es lo que les pide la Vía Nanclares, y el programa Hitzeman del Gobierno Vasco, y no diremos que la Vía Vasca para la Paz de EH Bildu les exige todo esto porque no es cierto. EH Bildu deja de lado lo de la delación y el arrepentimiento, pero sí que les pide todo lo demás en esa Vía Vasca para la Paz acordada con el PNV, en esa que por si acaso, han mantenido escondida durante toda la campaña electoral de diciembre.
Foto. (barrotes tras barrotes de una celda)
Ahora, pasadas las elecciones y la manifestación de enero, han vuelto a sacar otra vez el documento con la intención de presionar a ese colectivo al que supuestamente tanto respetan (como hicieran en la primavera de 2012), para “sugerirle” que se debe adecuar a los nuevos tiempos y que debe aceptar la legalidad para ayudar a avanzar al proceso.
Estas propuestas están absolutamente contrapuestas al concepto de amnistía y esa es la verdadera razón de que algunos carguen contra cualquiera que defienda la amnistía. Todo lo demás solo son fuegos de artificio para despistar. No es legítimo tapar con el culo la silla de las salidas individuales y poner los pies sobre la silla de la amnistía para que nadie más la ocupe. No es legítimo utilizar los procesos de otros pueblos para marginar la reivindicación de la amnistía (cuando, aceptando que la amnistía de Colombia es parcial, aplicándola aquí en cuatro años no quedarían pres@s polític@s). Y no es legítimo esconder las victorias que, además de a largo plazo, puede traer la amnistía también a corto. Será con la amnistía o no será.

Ziortza Fernández Larrazabal y Sendoa Jurado García (Militantes pro amnistía y ex presos políticos)


Foto. Alonsotegi de luto tras la matanza.
Otros cuatro cadáveres para la memoria histórica

El argumento que esgrimen los fascistas contra quienes reivindican la memoria histórica es siempre el mismo: es propio de revanchistas, son asuntos muy viejos, no interesan a nadie, mejor no remover el lodo...

Pero ellos tienen su propia memoria histórica y no se olvidan de nada, por eso abren y cierran los sumarios de la Audiencia Nacional según les conviene, aunque hayan pasado mil años.

Por ejemplo, han reabierto el sumario por el secuestro de Publio Cordón, a pesar de que han pasado 20 años.
Han reabierto el sumario por la muerte de Miguel Angel Blanco, a pesar de que han pasado 18 años para procesar a otro preso más que, por lo que parece, se les había olvidado durante todo este tiempo.
Han abierto un sumario contra la dirección de ETA, juzgada y condenada, para acusarles ahora de “crímenes contra la humanidad” cometidos a partir de 1995.
Han condenado a una persona por insertar un mensaje en las redes sociales jaleando la muerte de Carrero Blanco, algo que ocurrió hace más de 40 años, en pleno franquismo...

Se olvidan de lo que les conviene. Puestos a reabrir sumarios podían acordarse del asesinato de cuatro personas en Alonsotegi (Bizkaia) hace 35 años, cuando las bandas, entonces llamadas “parapoliciales”, pusieron una bomba en el bar Aldana.

Desde entonces, cada año se celebra en Alonsotegi el 20 de enero un sencillo homenaje a aquellos asesinados: Manuel Santacoloma, Liborio Arana y el matrimonio formado por Mari Paz Ariño y Pacífico Fica.

Las diez víctimas que sobrevivieron nunca volvieron a ser las mismas. Las secuelas fueron irreparables. Un espeso silencio ha cubierto los hechos durante 35 años.

Aquellas víctimas del terrorismo de Estado, ¿no se merecen que la fiscalía abra un sumario en la Audiencia Nacional?

Esperar algo de la fiscalía de la Audiencia Nacional es un delirio. Lo único que cabe esperar es que haya personas como Iban González, que ha realizado un documental sobre aquellos acontecimientos titulado “Aldana 1980. Explosión de silencio”.

El documental, que se vio en ETB1 el 18 de enero, relata que los fantasmagóricos “Grupos Armados Españoles” colocaron seis kilos de Goma-2 en el interior del bar Aldana y mataron a cuatro personas e hirieron a otras diez.

Relata también que el cuádruple crimen quedó impune porque el policía encargado de echar tierra encima del asunto fue... Amedo. Pusieron al zorro a cuidar de las gallinas. Como se demostró posteriormente, Amedo estaba a cargo de la policía paralela que cometía aquel tipo de acciones.


Pantallazo del tema. Pintada "Casa-curro-casa-curro patio-celda-patio-celda Todxs somos presos".
Música combativa:

Lokutor y Guad – hasta la victoria
 

1 comentario:

yerrypablo dijo...

Hola, sabeis si para algunx han pedido pena de carcel, y haya entrado?